BLOG

COMPRENSIÓN HACIA MI MISMA

Siempre me he sentido un pajarillo.

 

Al principio era un pajarillo enjaulado. Veía desde mi ventana como el resto de pajarillos volaban. Algunos sin demasiado sentido, otros parecían tener muy claro su rumbo y dirección.

 

Siempre me fascino el libre albedrío. Y siempre sentí dentro de mi una energía expansiva que quería comerse el mundo entero.

 

Pase tanto tiempo dentro de esa jaula, que cuando encontré la llave para salir de ahí, me di cuenta de que tendría que aprender a volar, porque nunca había llegado a usar mis alas en condiciones. No sabía muy bien por donde empezar. De hecho, estar tanto tiempo fuera de la zona de confort hacía que de alguna manera mi naturaleza me devolviera a esa jaula.

Donde al menos se sentía a salvo.

 

Poco a poco me di cuenta de cual era mi verdadera naturaleza. Y que la vida tenía sentido cuando nos abríamos a volar, a experimentar, a arriesgar. No cuando nos manteníamos dentro de esa jaula, por miedo.

 

La fuerza más grande, aquella que lo puede todo. Si, es el amor. Pero la comprensión es la herramienta más necesaria en ese camino hacia uno mismo.

Comprender tus miedos es lo que te lleva a superarlos. Ser valiente es vivir desde el amor a la vida y a uno mismo. Es saber el valor que tienes intrínseco en ti, y apostarlo todo cada día.

 

 

Antes sentía dentro de mi que era imparable, esa necesidad de expansión, de salto. De necesidad de usar todas mis fuerzas para dar ese gran impulso para el que llevaba toda mi vida preparándome.

 

Me programe a mi misma que era un culo inquieto con ganas de comerse el mundo. Y ese mantra me sirvió para llegar hasta aquí.

 

Pero hoy ya he cruzado ese umbral. Hoy ya no necesito que mi motor siga siendo propulsado por ese mantra.

 

Hoy me siento canalizadora de esa energía interior expansiva. Usándola de forma consciente para seguir extendiendo mis alas y volando sin prisa, pero sin pausa.

 

Hoy, soy ese pajarillo libre. Que vuela en su nueva naturaleza hacia lo desconocido, con una actitud que me lleva a descubrir nuevos lugares y a nuevas personas a las que inspirar y de las que inspirarme.

 

Hoy, mi constante es el cambio, pero también el equilibrio, que aparece de la comprensión.

 

Hoy, voleteo plantando semillas allá donde voy. Fluyendo con mis días. Y escuchando mi voz interior que es la que marca mi rumbo y dirección.

 

Hoy, vuelo desde mi propia verdad. No desde ninguna verdad impuesta.

 

Hoy, vuelo en paz. Con alegría, comprensión, sensibilidad. Aprendiendo y en armonía.

 

Mi nuevo mantra es:

 

“ Soy ese pajarillo que vuela libre y presente”

 Por que todo lo que importa es el aquí y ahora. Porque lo tengo todo.

 

ANTERIOR

IR AL BLOG

SIGUIENTE

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *